Palabras clave en Experiencia de Usuario (UX): Holístico y Personal

UX son las siglas para nombrar la experiencia que un usuario tiene en el mundo online. El término fue usado por primera vez por Don Norman, ex vicepresidente de Apple y ejecutivo de Hewlett-Packard. Norman quería expandir el concepto existente de «interfaz» y eligió la palabra «experiencia» para abarcar aspectos que simplemente no se pueden cuantificar. A medida que las conexiones entre los mundos en línea y fuera de línea, así como las que existen entre el mundo digital y la realidad son casi inherentes, las experiencias de los usuarios ya no están limitadas por el tiempo y el espacio. Hoy necesitamos un concepto más amplio para incorporar el contexto general en donde los consumidores sienten, piensan, responden e interactúan con un producto o servicio.

UX para el mundo digital y el mundo real

UX sigue evolucionando. Esto se debe a una variedad de factores, como la expansión del Internet of Things (IoT), que permite conexiones entre dispositivos y personas, el desarrollo de inteligencia artificial y la capacidad de procesar grandes volúmenes de datos. Incluso han avanzado muchas otras tecnologías, como las que nos ayudan a representar el mundo digital de manera real. Muchas publicaciones sobre UX se refieren regularmente a la Inteligencia Artificial (AI)  y la Realidad Virtual (VR) como tecnologías a las que vale la pena prestar atención, y ahora es un buen momento para considerar la variedad de palabras clave que utilizamos para mantener el ritmo del desarrollo tecnológico y estar a la vanguardia.

 

 

Usabilidad y accesibilidad, UX tiene que ver con la justicia social

Con el envejecimiento de la población mundial y la amplia adopción de dispositivos móviles asequibles en los países en desarrollo, más expertos dicen que deberíamos mirar más allá de los «millennials» y la «Generación Z», y pensar cómo abrazar a todas las personas en nuestro mundo que no están utilizando el entorno digital actual. UX es esencialmente sobre usabilidad y accesibilidad. No importa lo elegante e innovador que sea el diseño, es inútil si los principiantes digitales no pueden intuir de inmediato cómo usarlo. El acceso es la clave. La facilidad y rapidez con que las personas pueden disfrutar de su experiencia se ha vuelto cada vez más importante. La revista Fast Company, ha escrito que el fenómeno tiene que ver con la justicia social.

 

Diseñar una experiencia de usuario que cualquiera pueda disfrutar no solo consiste en atraer nuevos usuarios. Esta es una forma de satisfacer el deseo de los millennials y la Generación Z que están acostumbrados a «situaciones en las que todos están conectados entre sí» y están muy interesados ​​en promocionarse en nuestro mundo digital. Lo que le importa a la generación más joven es la justicia, el cambio social y el compartir. Un buen ejemplo de diseño de UX que se enfoca en la usabilidad básica es Medium, una plataforma de blog social fundada por Evan Williams, co-fundador de Twitter.

 

Medium se destaca por la calidad de su contenido, todo lo cual es creado por expertos que trabajan en una variedad de áreas temáticas diferentes. Al igual que con Twitter, Williams apuntó a proporcionar una plataforma donde fuera fácil escribir y leer. Los usuarios pueden usar la pantalla completa como un bloc de notas, con una herramienta intuitiva. Esto ha ayudado a que Medium se convierta en un servicio conocido con un UX único, lo que posteriormente le permite obtener un grupo de seguidores leales. El servicio es un testimonio de cómo los métodos fáciles y familiares pueden crear facilidad de uso y accesibilidad, ofreciendo una experiencia satisfactoria.

Las microinteracciones maximizan las interacciones

Los usuarios establecen una buena relación con un producto o servicio y, por supuesto, con las marcas mientras interactúan con ellas. Por lo tanto, para asegurar clientes leales, debemos observar más de cerca cada paso de la interacción.

 

Fue Dan Saffer, vicepresidente de desarrollo de productos de Mayfield Robotics, quien puso el término «microinteracciones» en el mapa en 2014. Las microinteracciones abarcan momentos de productos que realizan una pequeña tarea. Por ejemplo, puede desglosar la tarea de conectar un teléfono inteligente con una tableta. Por ejemplo: desliza hacia abajo para revelar un panel de control oculto; luego, despliega el botón de Bluetooth. En tercer lugar, toca dos veces el dispositivo correspondiente. Del mismo modo, centrarse en las microinteracciones también puede ayudar a descubrir qué ofrecería la experiencia óptima para los usuarios. La razón por la que Apple y Google realizan pequeños cambios en las interacciones pequeñas, como el tamaño de los botones o los métodos de entrada como el deslizamiento y el tacto, es mejorar la facilidad de uso y ganar lealtad del consumidor.

 

 

Además, los dispositivos móviles se están volviendo más sofisticados cada día, agregando conveniencia y diversión a las interacciones. Tarde o temprano, podemos encontrar que es necesario ir más allá de las microinteracciones al ámbito de las nano-interacciones, e incluso de las pico-interacciones. Los sensores hápticos admiten una variedad de métodos de entrada que incluyen, toque, desplazamiento, «pellizco», zoom, tabulador, clic, etc. A medida que los wearables se vuelven cada vez más comunes, la cantidad de puntos de contacto necesarios para detectar estímulos externos y proporcionar retroalimentación también ha aumentado. Naturalmente, los productos y servicios que pueden realizar tareas como la captura de cambios sutiles en la temperatura corporal y los latidos del corazón resultarán competitivos en el mercado.

UX personalizados con AI que comprenden a los usuarios

Con el desarrollo de tecnologías de inteligencia artificial como el procesamiento del lenguaje natural y la extracción de datos, los asistentes personales virtuales (VPA) y los chatbots también se encuentran en el centro de atención como tecnologías prometedoras para una mejor experiencia de usuario. Por ejemplo, asistentes como Siri de Apple, Cortana de Microsoft y Google Now pueden entender nuestro lenguaje cotidiano o natural y procesarlo como una entrada. Debido a que les permite a los usuarios decir y obtener lo que desean sin ingresar un comando, muchos servicios existentes se proporcionarán a pedido en el futuro. Además, como estos asistentes pueden recopilar datos como edad, sexo, ubicación, gustos y disgustos del usuario a través de la interacción, pueden desarrollar UX personalizados para la persona.

 

De manera similar, al utilizar inteligencia artificial que comprende a los usuarios, se pueden diseñar servicios de respuesta que brinden «contenido óptimo en su formato óptimo en el momento óptimo». Por ejemplo, las personas que están acostumbradas a las aplicaciones recibirán un formato móvil del contenido. Mientras que los que están familiarizados con las PC recibirán una versión web. Como es el caso de los chatbots, que nos ahorran tiempo y esfuerzo al procesar actividades clave como buscar, navegar, compartir e incluso comprar a través de una interfaz de conversación, la inteligencia artificial ha generado expectativas como una tecnología que proporcionará un uso fácil y personalizado. UX que nos aleja de la era de la búsqueda a la era de la conversación.

VR expande el mundo de la interacción

Al igual que los productos de VR, AR y otras tecnologías relacionadas que están dirigidas a los consumidores en general, el límite entre el mundo físico y el digital va colapsando más rápido. Mientras que Samsung, Oculus y Sony están mostrando su liderazgo en VR, otras compañías de tecnología se han ocupado en sus propios dispositivos de VR. HTC, por ejemplo, ha promocionando agresivamente su VIVE, mientras que el Tilt Brush de Google fue nombrado como la Mejor Innovación en el Consumer Electronic Show de 2017.

 

 

La Realidad Virtual (VR) se define como «una tecnología que puede crear un determinado entorno físico en el contenido digital para que el usuario se sienta como si estuviera operando en el mundo real» (Agencia Nacional de la Sociedad de la Información, NIA). Ésta se va adoptando cada vez más a nuestra vida cotidiana. Intel está dando un paso más hacia adelante con Project Alloy para realizar una realidad fusionada (MR), donde la realidad y la realidad virtual coexisten. Hoy que el límite entre el mundo virtual y el real se está volviendo menos significativo, es necesario pensar qué tipo de UX debemos proporcionar para satisfacer las necesidades de los usuarios que pueden viajar de un lado a otro entre el mundo físico y el digital.

 

 

 

Como una variedad de servicios habilitados para la realidad virtual, incluidos servicios de redes sociales, expediciones virtuales y viajes que se presentan a los consumidores, enfrentamos un nuevo desafío: cómo entender e interpretar no solo la comunicación verbal del usuario, sino también aquellos elementos no verbales como el cuerpo. Lenguaje en combinación con contextos culturales, geográficos y nacionales con el objetivo de permitir interacciones sin problemas entre usuarios en un mundo virtual. Cuando un usuario hace un cierto gesto mientras mira contenido de realidad virtual, o cuando la persona actúa de una manera específica en otro usuario, el contenido debe poder responder a la acción de inmediato y proporcionar una experiencia de usuario totalmente inmersiva.

Tecnologías futuras para conexiones ininterrumpidas

Existen otras tecnologías importantes que pueden percibir y analizar las emociones del usuario y brindar experiencias personalizadas: un electroencefalograma (EEG), una prueba para evaluar la actividad eléctrica en el cerebro y decidir si el usuario está satisfecho con la experiencia, y la Respuesta galvánica de la piel (GSR). ), un método para analizar la humedad secretada por los poros. El reconocimiento facial que analiza y reconoce el movimiento de los músculos faciales es ampliamente utilizado. Los mercadólogos, en particular, prestan atención a estas tecnologías de reconocimiento de emociones, ya que proporcionan resultados más precisos que los grupos focales y las entrevistas.

 

IoT y la banda ancha de alta velocidad conectan dispositivos y usuarios, mientras que la inteligencia artificial procesa rápidamente big data. Las tecnologías VR y AR están acelerando la fusión entre realidad y mundo de lo digital. Todas combinadas requieren hoy diseños de UX holísticos. Eventos como CES y MWC han mostrado que AI y VR se están implementando a escala comercial. Más productos y servicios relacionados continuarán ingresando al mercado.

 

Muchas cosas están empezando a reemplazar las viejas formas de controlar las computadoras: reconocimiento de voz y gestos, ubicación y clima, gustos y disgustos y antecedentes culturales, y más. Como tal, tenemos que crear una Experiencia de usuario holística para apoyarlos. De hecho, será interesante ver qué productos y servicios se presentan para crear las conexiones perfectas que deseamos, tanto entre hardware y software, como entre el mundo digital y el mundo real. Al final, eso es lo que mejorará nuestra experiencia de usuario.

 

Deja un comentario